lunes, 9 de enero de 2017

Vacaciones de terror


Jamas me sentí tan insignificante como en las vacaciones que viví. Mi marido no me ha engañado particularmente con una mujer pero si con marihuana. El fuma, constantemente en casa, cuando regresa de trabajar, pero jamas me molesto su momento interno puesto a que yo en esos horarios estudiaba y al regresar compartíamos charlas de noche. Pero esta vez fue distinto.
Mis días y la plata que llevamos se convirtió en HUMO, no disfrute de paseos ni nada, tenia ganas de gritar, de mandarlo a la mierda, de decir todas las malas-palabras juntas e irme de ahí caminar perderme en los pasillos interminables de Valparaiso pero no podía, mi manía compulsiva de ser pacifica, impedían que fuera feliz. Yo misma fui mi impedimento para pasarla bien y mandar a la mierda a todos. 
No veía las horas de tomar el colectivo y regresar, no pude disimular mi cara de fastidio con gente que no tiene la culpa de lo que viví. Cuando tome el colectivo y bien me senté no soporte mas y toda la bronca se la escupí en su cara. le dije que fueron las peores vacaciones de mi vida, lo mas que me sentí y pensaba dejarlo, 
El regreso fue eterno. mas peleados. El me pidió perdón dijo que dejara de fumar, cigarrillos y marihuana también, pero no creo en milagros, Conozco a gente adicta y se que no se recuperan.

Y mis vacaciones, quien me las regresa. Y mi dignidad y el amor.