sábado, 17 de agosto de 2013

Lisandro

Todo comenzó en una cama. Lisandro fue una imposición sin darme cuenta y termino siendo un tatuaje.
Porqué me enamoré de el?... porque representaba mis estados. Porque en su momento justo, era yo, y yo estaba ahí, en algún compás o en todos juntos.
Me lo dedico Pecado, aquella vez en que intentamos dejarnos y no pudimos o si. Quien sabe ya. De a poquito fui incorporándolo en mi memoria, esa que cuando caminas sin auriculares te nace como acompañante de emergencia.
Y tuve mi enfrentamiento con el que fue su ultimo cd. Anfibio. Lo aborrecía, no era lo que yo esperaba de el, puesto que de alguna manera eramos lo mismo. Y me sentí frustrada, miraba el cd, lo escuchaba y lo guardé ahí fuera de mi alcance memorístico.
De pronto un meteorito cayó sobre mí, me quede sin padre, con una madre loca, con hermanas absurdas, sin hijo, sin amor. El trabajo fue lo único que logro mantenerme de pie por mucho tiempo. De esos días camino a clases en la radio estaba el (Lisandro) hablando, charlando, explicando (si es que se puede explicar un tema) y comenzó cantando TRAJE DE DIOS y comencé a llorar. Sin darme cuenta, estaba donde estaba Lisandro, quizás fue un presagio, quizás debía pasar todo lo que pasé para volver a ser. O quizás el me esperaba para darme la mano, de alguna manera.
La verdad es que Lisandro fue una de esas patas, todavía recuerdo entrar al teatro para escucharlo, en primera fila, sin ninguna mano para aferrarme al lado para soportar tantas emociones. Pero si alguien al lado que me dijo "todo el mundo sale del agua"
Gracias, profundamente gracias. Aunque este año no estés aquí.

1 comentario:

Despluma un poco tus ideas aqui.