lunes, 19 de noviembre de 2012

Sapo

Ayer estaba ahogada, con tanto calor, con unas tremendas ganas de llorar, que tuve que alejarme del grupo y caminar sin rumbo hasta que vi ene l cielo un rayo caer... y mi desconsuelo se soltó de par en par. 
La vida nos muestra absurdas. Pero no estoy loca, nunca estuve loca, mucho menos por el. 
Necesitaba la verdad, necesitaba que deje de jugar con mis sentimientos.
NADIE TIENE EL DERECHO DE JUGAR CON LOS SENTIMIENTOS DEL OTRO.
Eso se llama maldad. Eso es ser una mierda. 


1 comentario:

  1. Me imaginaba que tenías qe darte cuenta que las cosas son exactamente como las planteas ahora. Eso muestra que el poder de juzgar, solo lo tiene Dios. Y que a veces no hay que luchar contra el mundo (qe no se conoce), por cosas y/o personas que no valen la pena. Al fin y al cabo, un día te das cuenta (: Saludos y suerte.

    ResponderEliminar

Despluma un poco tus ideas aqui.