sábado, 24 de noviembre de 2012

Herida

Me tocó un tipo canoso, asquerosamente baboso y me dio asco.
El tipo de cuerpo no estaba mal, no era gordo no causaba nauseas, causaba espanto su cara de pervertido serial. Me dio miedo. Me dejó una marca.

Me miró  y me dijo, pareces perdida.

Si hoy lloró tengo la excusa tactil de lo que hizo con mi brazo el viejo verde. Y los ojos perdidos, son la muestra clara de que no tengo paz ni la quiero.

1 comentario:

  1. Nunca sé si andas a medio camino entre la ficción y la realidad, pero lo cierto, es que en esas cosas que hieren, que demuestran que hemos perdido la autoestima, me gustaría cogerte de la mano, arrancarte y recordarte lo importante que eres. Nadie te va a querer de verdad si no te quieres, deja de dejar que te hieran.

    ResponderEliminar

Despluma un poco tus ideas aqui.