martes, 8 de noviembre de 2011

Fantasmas y otras historias

No sé en que momento, o de que manera... mi personaje ficticio cobró forma cuerpo y alma. A veces dormía y amanecía con el, abrazándome. Y yo odiaba los abrazos. Entonces yo dibujaba el personaje así la gente lo quiera, y no... nadie lo quería, salvo yo. 
Un día se convirtió en crítico, y todo le caía mal. Que si lo dibujaba gordo, o si lo dibujaba insolente, o si le ponía mucha tristeza cuando hablaba de el. Sin darse cuenta, que lo único que hacía era hablar de él. 
Me dijo te amo y se arrepintió, dijo te amo y se quedó enfrentando mis silencios o mis vergüenzas a no decirlos.
Pero como todo personaje, no ve las horas de terminar un libro, decidió partir, antes de lo previsto, sin importar si yo había o no decidido algún final feliz o abierto o trágico para mi historia. 
Entonces obsesionada por este personaje, ya sin cuerpo forma o alma... intenté revivirlo en fantasma. Pero tampoco, es solo un fantasma, el cual dice TE AMO... y no se arrepiente, pero no lo siente, este simplemente quiere ser un personaje... no una persona. Y no tiene alma, como para decir te amo, o como para avalarlo con realidad.
Y así Pecado, que dejó de ser un personaje de mi novela, se convirtió en el amor de mi vida, y así sin preámbulos decidió volver al papel.

Y en mi alma... hoy solo habitan fantasmas.

5 comentarios:

  1. Piantada ¡no entiendo nada! ¿Se fue Pecado? ¡no puede ser!

    ResponderEliminar
  2. Rebeca: Sí se fue. Agarró un día y dijo "no sé cual es tu tema favorito y se fue llorando"

    Y se fue... y

    Eso. Se fue.


    =(

    ResponderEliminar
  3. Me encanto, me emociono, me identifico, me llego al alma. Y si se lo decis???

    ResponderEliminar
  4. Que lo amo??? Se lo dije, pero ya no tiene sentido. No quiere volver.

    Y no puedo hacer nada al respecto, si alguien no quiere estar conmigo.

    (si a veces me pongo emo jajaja)

    ResponderEliminar
  5. Vaya tela Piantada, al final es igualito que Toto, hombres que nos hacen amarlos, que hacen que cedan nuestras defensas y cuando lo damos todo desaparecen, o tal vez su amor no es tan grande para comprendernos, para respetarnos, para aguantarnos.
    Mejor encierra los fantasmas y quierete mucho y disfruta, tan divertida tú, tan tremendamente sexy, tan diferente...y el fantasma que se vaya bien lejos y lo sustituya un hombre de carne y hueso si quiere la vida, si quieres tú, y si no disfruta de la soledad que esa también, cuando quiere, sabe ser positiva.

    ResponderEliminar

Despluma un poco tus ideas aqui.