martes, 8 de noviembre de 2011

Fantasmas y otras historias

No sé en que momento, o de que manera... mi personaje ficticio cobró forma cuerpo y alma. A veces dormía y amanecía con el, abrazándome. Y yo odiaba los abrazos. Entonces yo dibujaba el personaje así la gente lo quiera, y no... nadie lo quería, salvo yo. 
Un día se convirtió en crítico, y todo le caía mal. Que si lo dibujaba gordo, o si lo dibujaba insolente, o si le ponía mucha tristeza cuando hablaba de el. Sin darse cuenta, que lo único que hacía era hablar de él. 
Me dijo te amo y se arrepintió, dijo te amo y se quedó enfrentando mis silencios o mis vergüenzas a no decirlos.
Pero como todo personaje, no ve las horas de terminar un libro, decidió partir, antes de lo previsto, sin importar si yo había o no decidido algún final feliz o abierto o trágico para mi historia. 
Entonces obsesionada por este personaje, ya sin cuerpo forma o alma... intenté revivirlo en fantasma. Pero tampoco, es solo un fantasma, el cual dice TE AMO... y no se arrepiente, pero no lo siente, este simplemente quiere ser un personaje... no una persona. Y no tiene alma, como para decir te amo, o como para avalarlo con realidad.
Y así Pecado, que dejó de ser un personaje de mi novela, se convirtió en el amor de mi vida, y así sin preámbulos decidió volver al papel.

Y en mi alma... hoy solo habitan fantasmas.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Robertito y su tristeza



Roberto dice:
sabes me haces acordar mucha a mi ex
como te expresas y todo
creo que no quisiera volverte a ver
sos un detonador en mi cerebro
la culpa la tengo yo

Conocí a Robertito en un grupo muy creativo, fumones como diría un personaje inexistente de mi vida. Enamorado todavía de su Ex, que ante semejante relación sentimental nos hicimos amigos. Charlamos mucho, me invitó muchas veces con sus amigas a ir por ahí, por lugares verdes, donde solo exista olor a tierra húmeda, y sonrisas extremas (si si, por la marihuana).
Hoy me conecto y estaba mal, que quería irse. Al infinito si fuese posible, entonces traté de calmarlo (le recomendé la película IN TO THE WILD)
Yo no quisiera otra vez ser salvaje, no quiero ser solo cuerpo e instintos, hace 1 mes atrás era solo alma y tras la muerte de Pecado está en coma intermitente.
No puedo ser alma, y que me lastimen otra vez, no puedo ser cuerpo, porque el orgasmo hoy ya no me satisface. Ya no quiero escapar de ninguna manera.
Intento equilibrarme, aunque mis actos me demuestren lo contrario... Intento ser yo, sin drogas y sin sexo, sin morir en el intento. Sin desesperarme en el alcohol para olvidar la felicidad que tuve, ni tampoco acostame con cualquiera para opacarlos con sexo.
Tampoco los fantasmas son buenos. Tampoco sirve buscar Pecados cuando ya no son lo que eran antes. Cuando solo usan palabras para complacer tu espiritu, pero solo quieren devorarte y me dejan peor de lo que yo estaba.
Y osan decir... yo no quiero lastimarte.
A veces quisiera reír, y no reír recordando a Pecado, simplemente reír. Y quiero olvidar esos recuerdos de felicidad e inventar otros, o por lo menos rogarle a la luna que estos recuerdos deje de doler, no te pido olvido, simplemente que existan Ya sin Dolor. Vivir nuevos, ya que el pasado me obliga a salir de su estado y me arroja sin piedad hacia el futuro.
In To The Wild... el final triste y desgarrador, es que se da cuenta que no puede ser feliz... si no lo comparte con alguien.


Ojala Robertito se de cuenta. Ojala que Pecado se lleve consigo el amor que dejó dentro de mi.
Ojala que yo, ojala que de este infierno, no muera ahogada.

p/d: no les subo el final... porque no sé si la vieron . Y no da aguarles la película.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Piantada

“ La diferencia entre un loco y un piantado está en que el loco tiende a creerse cuerdo mientras que el piantado, sin reflexionar sistemáticamente en la cosa, siente que los cuerdos son demasiado almácigo simétrico y reloj suizo, el dos después del uno y antes del tres, con lo cual sin abrir juicio, porque un piantado no es nunca un bien pensante o una buena conciencia o un juez de turno, este sujeto continúa su camino por debajo de la vereda y más bien a contrapelo, y así sucede que mientras todo el mundo frena el auto cuando ve la luz roja, él aprieta el acelerador y Dios te libre
Para entender a un loco conviene ser psiquiatra, aunque nunca alcanza, para entender a un piantado basta con el sentido del humor. Todo piantado es cronopio, es decir que el humor reemplaza gran parte de esas facultades mentales que hacen el orgullo de un profesor o de un doctor, cuya sola salida en caso de que les fallen es la locura, mientras que ser piantado no es ninguna salida sino una llegada.”          Julio Cortazar.



y yo la quiero asi... piantada, piantada!




Gracias Bee, por quererme Asi... Piantada