jueves, 29 de abril de 2010

Castrato

Por astucia de llevarlo a la divinidad, olvidaron de preguntarle si el prefería ser hombre.
Por lo que, no intentes nunca llegar a las perfecciones, recuerda que somos imperfectos.
Quizás la felicidad no necesite todo, pues ella es abarcativa con poco. Mejor dicho con lo real. Aunque nadie niega que a veces creemos tener felicidad en ciertas fantasías.
Pobre Farinelli. Amar  y no lograr amar al mismo tiempo.

4 comentarios:

  1. lei hace tiempo sobre su historia, es triste che
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Plas, plas (esos son aplausos)
    La historia de Farinelli es un drama en toda la extensión de la palabra, la vi por ahi de mediados de los noventa, unos años despues de haber sido estrenada. Me parecio una historia fuerte, triste y lamentable.

    Además nos deja reflexionando que a veces ser perfecto en un ámbito te hace muy deficiente e incapaz en otros.

    Estupendo post amiga querida

    ResponderEliminar
  3. Menage: dolorosa.

    Tani: es muy interesante, y gracias. Besos querida ^^

    ResponderEliminar
  4. Su historia es muy triste.Amar y no amar,qué doloroso es!

    ResponderEliminar

Despluma un poco tus ideas aqui.